miércoles, 10 de agosto de 2011

Momentos

Se pueden pasar momentos tan reveladores y tan inspiradores que te motivan como persona, cómo guiador y creador de tu propio destino. Esos momentos llegan sin avisar y como las sombras, dichos momentos estan en silencio ocultos detrás de cada vivencia, ellos te llenan y te hacen feliz de manera indirecta. Aprovéchalos, vívelos y aprende lo más posible de ellos.

Una vez alguien me dijo "las cosas no suceden por casualidad si no porque deben de suceder", y esa frase aún la valoro ya que para mi es muy cierta, todo tiene su razón de ser, esa es mi teoría, pero algo si te digo, podrán decirte 1000 formas de vivir y de como ser feliz, teorías del destino o frases cómo "eso es casualidad"... hay muchas creencias, hay muchas opiniones, pero ¿sabes algo? Tú cómo ser humano consciente de todo lo que te rodea y de lo que piensas puedes escuchar cada opinión, cada pensamiento e inclusive tratar de entender cada creencia, a pesar de todo eso, nunca cambies la esencia de ti mismo, si para ti, tus creencias y tus pensamientos son reales y lógicos entonces se convierten en verdad, porque, si crees que una cucaracha es la encarnación de una querida tía y que te acompaña, te da suerte y te cuida, puede ser que estes loco/a ;) pero si eres feliz con una creencia así, NO IMPORTA lo que el mundo te diga, el mundo siempre critica, el mundo aveces con las palabras mata y a el mundo lo único que le interesa es sobrevivir, por esa razón sigue tus ideales y tus creencias propias, la base del éxito es tener seguridad en uno mismo y por lo tanto confía en ti.

La razón de las palabras anteriores es porque existen momentos tan reveladores y tan inspiradores que te motivan como persona, esos momentos son los que te ayudan a descubrir tu propia verdad, y cómo dije antes esos momentos llegan sin avisar, y cuando te des cuenta de que han llegado aprovéchalos y aprende lo más posible de ellos.

Texto creado por ZAMYR S.
.  -_Derechos reservados_-  .
Si te gusto publicalo en


1 comentario:

WIG dijo...

Sólo hay un hacedor de felicidad, tú mismo. Saludos